Portfolio

un espacio para compartir qué aprendo y cómo lo aprendo,

vivencial

y basado en anécdotas, reflexiones, teorías, experiencias reales...

para compartir

la cotidiana innovación educativa que, día a día, ocurre en el mundo.
 

jueves, 26 de mayo de 2011

píldora 22: ¿Cómo renovar el Proyecto Educativo de Centro?

            Me gusta mi colegio. Me gustó el primer día que entré por primera vez y me gusta hoy con el mismo entusiasmo. Puede que ésa sea una de las razones por las que me nombraron director. Quizás, mis siete años como orientador en el centro también. Quizás, mis años como monitor en los campamentos de verano... quizás, porque la primera vez que crucé el umbral de su enorme puerta principal fue para estudiar aquí, con seis años. Todos los colegios, como todas las familias, son únicos a su manera. En la lógica interna de las relaciones de todo claustro, las exageraciones y los conflictos cobran un sentido único de singularidad. Mi colegio no es una excepción: doce interinos el curso pasado, dos prejubilaciones con jornadas de horas colgando en el draconiano cuadro de los horarios, profesores hartos de sus alumnos, tutores fascinados y defensores apasionados de su grupo de referencia y un grupúsculo de irreductibles motivados que me acompañan.
            El pasado curso constituimos un grupo de seguimiento de gestiones en un modelo de calidad y para renovar la oferta de formación del profesorado. Al final de aquellos encuentros decidimos que entre otras cosas, era tiempo de renovar el proyecto educativo de nuestro centro y así me encuentro hoy, cumpliendo otro objetivo con retraso y en pleno mayo, organizando una reunión con el jefe de estudios y algún profesor para redactar misión, visión y valores. El orientador se ha encargado de ir al ayuntamiento y navegar por internet para recopilar nueva información de la zona, ¡el barrio ha cambiado muchos estos años! Sobre las concreciones curriculares ya hablaremos, introduciremos algún cambio con el nuevo jaleo de las competencias... Creo que para vacaciones estará todo redactado. Estamos con auditorías y bilingüismo, más no se puede hacer, copy+paste y a trabajar, no hace falta involucrar al profesorado en esto. Hoy he recibido el consejo de un compañero acerca de una publicación que sirve como herramienta para involucrar al claustro en el proceso de renovación del PEC. Me lo puedo descargar desde esta página web: http://www.escuelascatolicas.es/publicaciones/GRATUITAS/PEI_web.pdf ¡Voy a echarlo un vistazo!


            ¿Por qué renovar el Proyecto Educativo de mi centro?

1.   No somos escuelas aisladas, somos plataformas educativas conectadas a nuestra ciudad y al mundo a través de un proyecto educativo.
            En el mundo en que vivimos, toda economía está conectada con el resto, todos estamos vinculados con los demás de muchas formas, financiera, social, política y también, en nuestras instituciones educativas. Hoy no se entiende el trabajo de modo individual, como escuelas cerradas y únicas: el mundo global en el que vivimos nos llama a colaborar y crecer juntos como escuelas vivas e incardinadas en el proyecto de una institución que construimos, a crear puentes que refuercen la tarea que realizamos. No somos un único colegio, somos una red de instituciones, una plataforma institucional educativa que debe rentabilizar al máximo su proyecto y sus recursos físicos y humanos.
2.   Sólo la participación de todos los profesores del centro garantizará la comprensión del proyecto educativo y de las decisiones que se asumen.
            Los centros están llamados al desarrollo de una red de relaciones, que no son externas sino internas, ya que forman parte de una misma institución y a la combinación de conocimientos, la ruptura de fronteras entre departamentos, sedes, centros.... La habilidad de romper fronteras organizativas y operativizar nuevas formas de funcionamiento es crítica.
            La primera revolución industria mejoró la máquina de vapor a mediados de los años 1770, pero no produjo cambios sociales y económicos hasta la invención de la línea férrea en 1829... De igual modo, la invención de los ordenadores a mediados de los años 1940, se vio 40 años más tarde, con la expansión de Internet en la década de 1990, que inició la revolución de la información para lograr grandes cambios económicos y sociales. Estamos llamados a la comunicación. La innovación no se nutre del almacenamiento del conocimiento, sino de su circulación permanente. Estamos llamados a crear redes de centros. La evolución de nuestras instituciones pasa por compartir y comunicarse. Necesitamos comunidades educativas institucionales.
3.   El proyecto final redactado es importante, pero aún lo es más el proceso de transformación y renovación que viven los colegios durante su creación.
            Ninguna institución es mejor que la suma de los equipos que la componen. El diseño de la organización y la forma de funcionamiento de una institución educativa afectan de forma directa a su capacidad de transformación del mundo y educación para el mundo, ambivalencia y paradoja latente en todo carisma cristiano. La columna central de la mejora en las escuelas son los procesos organizativos plasmados en un proyecto institucional, que configura unas líneas clave y crea la cultura organizativa propia de cada entidad. En realidad, la causa de los cambios significativos y reales en los colegios es la participación de los equipos directivos y de los profesores, el camino de redacción del proyecto y, no tanto el punto de llegada, es decir, el producto final. La transformación nace del camino de formación para la redacción, de la vivencia participativa de cada apartado; el proyecto final redactado es, al mismo tiempo, guía de la institución y germen del cambio.




  Una nueva herramienta viva a nuestra disposición.
        
    Por todo esto, esta propuesta de renovación del PEC es más que una publicación. En primer lugar, desde el liderazgo del equipo directivo, el PEC se entiende como una metodología específica, como una herramienta de trabajo a partir de la cual, de forma participada y con objeto de generar un proceso de creación del proyecto educativo, conseguimos impulsar transformaciones reales en la vida diaria de los centros, a través del proceso formativo y de redacción. Para ello, cada capítulo del documento contiene un apartado teórico, un ejemplo de redacción, una sección de bibliografía y herramientas recomendadas y una plantilla de trabajo, para la generación de ideas y participación en la redacción. En este caso, se trata de un camino específico de formación para la generación y gestión del cambio.
            En segundo lugar, el PEC es más que nuevo plan o una recopilación de buenas intenciones. El PEC es una carpeta integradora de documentos de diversa naturaleza, origen, ámbito y vigencia, que incorpora capítulos tan diferentes como las programaciones, pero que al mismo tiempo, comparte una estructura propia. De este modo, en la elaboración coordinada de un documento, logramos integrar el trabajo de cada uno de los departamentos y equipos del centro. No se trata de hacer tantos proyectos nuevos cada año como equipos de profesores motivados o departamentos tenga nuestro centro, sino de coordinar la globalidad histórica, desarrollada y compartida que supone el PEC con las especifidades propias de cada centro. El PEC permite coordinar y organizar el centro maximizando el rendimiento del trabajo conjunto, al tiempo que fomenta la actuación y la comprensión de las realidades locales. Por lo tanto, se compone de:
a.    El carácter propio que define el propósito de nuestra misión, visión y valores que dirige y propone el horizonte hacia donde caminamos, nuestro sueño institucional, la misión que tiene en la sociedad y los valores que funcionan como motores de la convivencia.
b.   El análisis y lectura del contexto que comprende tanto aspectos culturales, como estrictamente religiosos, sociales, educativos, sociológicos o físicos; tanto al entorno como a la evaluación de la propia institución y de los centros de los que es titular y  tanto al entorno más próximo, como al entorno global.
c.    Las líneas estratégicas que seleccionan entre una multiplicidad de opciones aquellas que siendo viables son, a la vez, las más relevantes para el cumplimiento aquí, y en un próximo futuro, de los objetivos del carácter propio. A su vez estas líneas se concretarán en los planes.
d.   Los planes y programaciones son de dos tipos, planes “de liderazgo y gestión” y “educativos”. El plan es un instrumento de desarrollo y puesta en práctica de aspectos específicos de las opciones estratégicas adoptadas por la institución titular o el centro.
e.    Las Concreciones curriculares que tienen como fuentes fundamentales el currículo y las normas de ordenación aprobados por la Comunidad autónoma y los documentos institucionales o del Centro que determinan la orientación y sentido de la acción educativa.
            
          El PEI, tal como lo abordamos, es un hito más en un proceso de respuesta de los centros a los nuevos retos que tienen planteados y que muestra un dinamismo creciente de las instituciones, que se expresa en la redefinición de la titularidad y de su modelo organizativo; en la profundización en iniciativas estratégicas y en la búsqueda y potenciación de las mejores prácticas fortaleciendo el trabajo en común y la participación de los centros, que salvaguarda la singularidad de cada uno de ellos, al tiempo que huye del aislamiento y de la multiplicación de procesos coincidentes.
Se ha producido un error en este gadget.
El médico recomienda: No te olvides de tomar tu píldora diaria de pedagogía para crecer en innovación personal y profesional.