Portfolio

un espacio para compartir qué aprendo y cómo lo aprendo,

vivencial

y basado en anécdotas, reflexiones, teorías, experiencias reales...

para compartir

la cotidiana innovación educativa que, día a día, ocurre en el mundo.
 

martes, 6 de marzo de 2012

píldora 57: innovación, competencias y el Sr. D. Paco (1)






     Le conocí cuando dirigió un taller de la universidad, hace ya unos cinco años. Lo nuestro fue, de algún modo, un flechazo educativo. Mi profesor y él eran íntimos amigos y gracias a su amistad, surgió la nuestra. Francisco Álvarez de Cienfuegos tiene dos cualidades que delatan su profunda vocación de maestro: un brillo entusiasta en los ojos cuando llega al aula cada mañana y uno de esos nombres de maestro de escuela que ha resistido el paso del tiempo: el Sr. D. Paco. Un apodo a un tiempo respetuoso para padres y alumnos de Primaria y misterioso para los de Secundaria, incapaces de entender cómo unir el artículo determinado «el», acompañado por las distinciones de «Señor» y «Don» y seguido de un amable Paco que (¡para colmo!) se gana su confianza.
El Sr. D. Paco es un maestro de los que se dicen maestros «de antes». Si le preguntas quién es, él responde que maestro, marido y padre; aunque no conoce exactamente el orden correcto de sus palabras, unas veces más padre, otras más marido y la mayoría del tiempo, más maestro. Por experiencia propia, cuando encuentro este tipo de educadores, entiendo que ser maestro de los «de antes» significa haber enseñado en un momento sin LOGSE, ni LOCE, ni LOE, sin psicólogos ni pedagogos; en definitiva, en una época en la que enseñar y aprender era un arte que no podía enmarañarse con el cambio político de leyes o paradigmas educativos. Sin embargo, después de pasar toda una vida en el aula, el Sr. D. Paco nunca se ha cerrado a introducir nuevos cambios en su forma de enseñar. Cuando llegaron los temas transversales, creo que fue el primero en estudiarse el Libro Blanco; cuando llegó la fiebre de los conceptos, los procedimientos y las actitudes, él preparaba grandes unidades didácticas que más que folios, eran sábanas… Cada nueva ley, nuevas lecturas y nuevos nombres de pedagogos en la lista de citas a pie de página.
Si bien somos buenos amigos, no se debe principalmente a nuestro afecto y a nuestra vocación compartida. Más bien, ambos encontramos en el otro un cómplice con el que disfrutar de diálogos prohibidos en los tiempos psicopedagógicos que corren.  A los dos nos encanta conversar sobre educación, aunque sin pronunciar palabras que por haberse repetido hasta la saciedad, han caído en saco roto para solucionar los actuales problemas educativos; véase calidad, protocolos de intervención, innovación pedagógica, partes, faltas graves y leves, atención a la diversidad o, nuestras favoritas, input y output del alumno, entre muchas otras y con todos nuestros respetos a las ciencias educativas. Nosotros hablamos de eso de lo que ya no se habla y con lo que compartimos la vida, día tras día: Antonio, el de la primera fila, David y el Ruiz, mellizos de la cuarta fila, Adela, la mejor en “Cono”, etcétera, etcétera…
 Pues en éstas estábamos hace unos meses, con palabras como Adela, David y Ruiz… en una tarde de diario y en su Colegio de Primaria a las afueras de Madrid, cuando se me ocurrió romper nuestra regla e introducir un término proscrito en la conversación: c-o-m-p-e-t-e-n-c-i-a-s. La palabra sonó igual que el primer trueno que avecina una tormenta de verano, inmediatamente le sigue el silencio, después la tromba de agua. No detallaré las barbaridades y lo agitado de una nueva conversación emocionante que compartimos, en su fuero interno, el Sr. D. Paco esperaba que yo fuera quien le empujara a lanzarse con esta nueva aventura pedagógica. Las conclusiones fueron nuevas promesas de formación, nuevas lecturas, nuevas citas a pie de página, nueva revisión de la LOE, 8 nuevos conceptos que no son sólo capacidades, habilidades o destrezas… En definitiva, aprender a educar por c-o-m-p-e-t-e-n-c-i-a-s, sin contaminar nuestra vida de más términos proscritos, a ser posible.
Hoy, hace unos meses de todo aquello y desde entonces, el Sr. D. Paco ha leído mucho, y valiente pero prudente me propone ayudarle en el taller que sigue impartiendo para estudiantes universitarios, el mismo con el que iniciamos nuestra amistad. Yo acepto encantado. Organizamos la programación didáctica del segundo trimestre de una de sus clases por competencias y preparamos la primera sesión del taller para universitarios. Todo estaba listo para hablar de enseñar a enseñar por competencias sin decir c-o-m-p-e-t-e-n-c-i-a-s.
Como quien se acomoda en la butaca expectante ante la entrada en escena de un actor en el teatro, aquella primera mañana del taller, alumnos de primaria y alumnos universitarios sentados en los mismos pupitres, esperábamos la entrada del Sr. D. Paco. Fiel a su vocación de maestro, el Sr. D. Paco trajo consigo el brillo característico de sus ojos y un tiesto con una planta en sus manos. La clase empezó de improvisto con una asamblea de alumnos de Primaria que respondían veloces y revolucionados a todas las preguntas del Sr. D. Paco. Mientras, los de la «uni» miraban atónitos.
«¿Alguien sabe cómo se llama esta planta?, ¿de dónde proviene?, ¿qué sabéis de ese continente?, ¿y de ese país en concreto?, ¿cómo crece esta planta y cómo tiene nuevas plantitas?, ¿alguno puede encontrar información sobre ella en internet?, ¿conocéis el poema que habla sobre ella?, ¿qué palabras del poema conocéis en inglés?, ¿os atrevéis a escribir una descripción con muchos adjetivos sobre esta flor?, ¿y una descripción en inglés?, ¿quién escribió el poema original?, ¿cuándo vivió este señor?...» Después de la tormenta de preguntas llegó el murmullo de niños trabajando por grupos en diferentes espacios del aula. El Sr. D. Paco paseaba de un lado a otro y atendía, por increíble que parezca, a todos los alumnos a la vez, ideando preguntas y rápidos tests para evaluar lo que aprendían los pequeños. Los de la universidad sólo miraban, me atrevería a decir que casi sin pestañear. Con la campana, el Sr. D. Paco empujó a los niños amablemente al patio, sacándolos de sus quehaceres. Ellos guardaron lo que habían trabajado en sus correspondientes carpetas y se escaparon observando a los observadores que no habían pestañeado en toda la hora. «¿Qué sabrían aquellos mayores de la planta del Sr. D. Paco?» imagino que se preguntaban mientras salían al recreo. Entonces, los universitarios atónitos y sentados en los pupitres de los de Primaria, iniciaron la reflexión sobre por qué, exactamente, aquella había sido una clase organizada por competencias.
      Continuará...
Se ha producido un error en este gadget.
El médico recomienda: No te olvides de tomar tu píldora diaria de pedagogía para crecer en innovación personal y profesional.